Redes sociales para principiantes. ¿En dónde empezamos la conversación?

Mucho se ha escrito sobre la importancia y necesidad de estar en las redes sociales. Muchos clientes  y marqueteros definen la presencia como imprescindible, urgente y apremiante. Sin embargo, parece ser que en esta fiebre por estar en redes sociales, el entusiasmo por aparecer en la foto es mayor que razonamiento por lo que ésta foto podría costarnos.

¿Es indispensable estar en las redes sociales?

No necesariamente, si te circunscribes a las redes sociales más conocidas, como FacebookTwitter, etc. Depende mucho del tipo de producto y servicio que da la compañía. Las redes sociales más populares son básicamente para tener contacto con los usuarios  de servicios o productos finales. Es decir, si eres proveedor de un insumo primario para otras empresas, tal vez puedas encontrar otra manera de generar la conversación entre tus clientes que no sea en los canales «populares».

¿Cómo puedo saber en qué red social debo estar?

De entrada, ¿conoces a tu clientela? ¿Conoces a tus potenciales clientes? ¿Qué hacen, a qué se dedican? ¿Cuáles son sus intereses, sus gustos, sus hobbies? ¿A qué hora se conectan a la internet y por qué medio? Saber todo ésto te puede ayudar a perfilar mucho mejor la red social a la que puedes establecer como tu canal de entrada. Hay redes sociales para todo tipo de personas… desde aquellas en las que se  comparten imágenes hasta otras en las que puedes encontrar  tu pareja trekkie. Debes investigar. En cuanto conozcas mejor a tus clientes, captarás sus intereses y dónde encontrarles.

¿Qué de extra debo saber sobre estar en redes sociales?

Varias cosas.

Primero, que debes tener permanencia: eso quiere decir, establecer una periodicidad a tu participación. Tus clientes se van a aburrir si ven que tu último post en facebook fue a finales del año pasado, por ejemplo.

Segundo, que no debes hablar solo de ti: Esto no es un monólogo sobre lo genial que eres. No seas egoista y comparte aquello que a tu clientela pueda serle de interés. No siempre serán tus cosas, pero siempre serás tú y es éso lo que tienes que vender: el interés por el bienestar de tu clientela.

Tercero, que debes buscar la conversación, dar respuestas. Interactúa. Estás al mismo nivel de tus clientes, aprovecha para saber qué necesitan y cómo puedes ayudarles. En eso que estás en la conversa (responde siempre lo más pronto posible), vas creando una comunidad y no te das ni cuenta. Eso es bueno, pues ellos serán tus mejores embajadores y publicistas.

Cuarto, que debes buscar asesoramiento: ya sea para aprender o para que alguien se encargue del asunto, porque no te alcance el tiempo, busca a alguien que sepa del tema. No a alguien que «esté mucho en Facebook» o que «tenga 1000 seguidores en Twitter». Busca a alguien experimentado en el tema. Un profesional puede enseñarte a desarrollar tus cualidades en este asunto o puede llevar tu cuenta. Dependiendo de tus necesidades, se trabajará a tiempo completo o parcial. El profesional te puede indicar cómo saber si tus estrategias de acercamiento funcionan o cómo mejorarlas: definitivamente, te puede ayudar a ver mejor el panorama.

Quinto, que esto no es la octava maravilla:  participar en redes sociales es solo una parte de toda una estrategia de marketing global. Es decir, tus redes sociales son un medio más por el que te puedes comunicar con tus clientes, pero es uno de los más poderosos, porque los tienes a mano, siempre. Si das un mal servicio, tienes un producto con fallas o tus canales de distribución son defectuosos, tus clientes te lo harán saber…y la mala publicidad no es publicidad (sin importar quién lo haya dicho).

Con éstos pequeños lineamientos, puedes pensar en una estrategia en redes sociales y empezar a interactuar con tus clientes. Lo que ellos te contarán pueden cambiar el giro de tu empresa y de tu vida. No desperdicies la oportunidad de conocerles de cerca.

Love is sharing:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *