Contenidos, contenidos

Se habla del Marketing de Contenidos como una “novedad” : la posibilidad de entregar a tu clientela información que no es necesariamente de tu propia cosecha, con el interés de provocar en ella una reacción específica. Sin embargo, se olvida que la idea de difundir contenidos ha sido durante mucho tiempo, la mejor estrategia que han tenido instituciones (fundamentalmente académicas), a lo largo de sus vidas, de « mostrar » lo que eran capaces de hacer ellos y sus miembros. ¿Quién no ha ojeado alguna vez las revistas de divulgación de algunas de ellas, en las que se comparten articulos o muestras de investigaciones realizadas por integrantes de sus comunidades o « invitados »? Tales temas, ayudan a poner en vitrina a una comunidad que produce cultura y ultimadamente (y ése es el principal objetivo, que puede parecer algo filantrópico) contribuir con la sociedad.

Me niego a créer en la idea de que no exista tipo de empresa que no pueda adjudicar esta acción, en uno o menor grado, como parte de su estrategia de marketing, sobre todo si desea tener una presencia en redes sociales, algo imprescindible en estos tiempos. Si se quieren formar comunidades de seguidores (el famoso Engagement), debe fomentarse por lo siguiente:

  1. Fideliza al cliente. Se siente apreciado por que se le entrega un « extra », que no tiene que ser necesariamente tangible; un información relevante, un recordatorio sobre alguna actividad a realizar, etc.
  2. Mejora la imagen de la empresa, al aportar ése algo extra, sin tener que limitarse a hablar de su producto; ergo, su presencia en redes es mayor y su permanencia también… y los futuros clientes te verán.
  3. Puerta de entrada. La empresa se convierte en un lugar de acceso a informaciones que son relevantes para el cliente y a las que tomaría mucho tiempo llegar; lo que significa que siempre regresarán para saber qué hay de nuevo.

Es evidente que establecer una estrategia de contenidos amerita la incursión de un curador de los mismos. Dicho en cristiano, una persona que conozca el entorno en la que la empresa mueve, que conozca a la clientela y que sea capaz de empatizar con ella para poder proponer aquello que sabe que podrá serles útiles. Sin embargo, un curador de contenidos no es un Comunity Manager (CM); es un entusiasta investigador que encontrará información atractiva compartir a su comunidad. Un CM puede ser un curador (razón por la cual es relevante un background relacionado a la temática del producto, pero no imprescindible, pues se aprende) o tener varios curadores de contenidos que le alimentan, que pueden ser, a fin de cuentas, otros miembros de la empresa con afinidad al tema y el interés en participar. Tal vez las tendecias organizacionales a futuro (tal vez ya empezaron) contribuyan al crecimiento de estos curadores espontáneos. El Marketing de Contenidos, es tal vez, la muestra que la información es la mejor arma para atraer a tu clientela. Para considerar.