Otra vez

El invierno quiere llegar, los que no queremos somos nosotros. Nos aferramos a los buenos recuerdos del verano, a las conversaciones al borde de una cerveza, a las sonrisas cómplices, al viento caliente despeinándonos todos.

Otra vez me he tomado el tiempo para guardar la ropa de verano. He dejado algunos t-shirts en el cajón de abajo, para poder ponérmelos debajo de las mil capas que me cubrirán del frío polar que se avecina. Todos de super héroes. Caminaré por las calles, como una Wonder Woman de incógnito, esperando que nadie se dé cuenta que he aterrizado aquí y que mi espada está clavada en éste suelo helado. Terrible. Gentes en otras ciudades sentirán frío y yo me reiré, desde las temperaturas de congelación que vendrán. No pueden conmigo, fools.

Otros actores aparecerán en mi sitcom personal. Otras bandas sonoras, otros ingredientes secretos. Tal vez sobrevivan hasta el verano siguiente. Tal vez incluso quieran calentarse los pies bajo mis cobijas o volver a su sitio mis mechones salvajes en una tormenta de nieve. Tal vez me miren y me encuentren y me quieran atesorar y me quieran hacer eterna. Yo haré lo propio, si quieren.

Pero mientras tanto, los nuevos desafíos en tres idiomas, donde los más importantes son el querer decir lo que siempre quieres decir, aunque nadie quiera leer. Aquí, en la virtualidad. Allá, en la realidad. On y Off.

Ahí vamos.

Love is sharing:

Buscar trabajo como inmigrante en otro país

Vivo en la región de Québec, Canadá, desde el 2011. Pasé cinco años en la Capitale Nationale y ahora vivo en la región metropolitana de la segunda ciudad francófona del mundo, Montréal.

Tengo 6 CVs. Son míos. Van así:

  1. General, en Inglés.
  2. General, en Francés.
  3. Para puestos en Social Media Management, en Inglés.
  4. Para puestos en Social Media Management, en Francés.
  5. Para puestos en Digital Project Management en Inglés.
  6. Para puestos en Digital Project Management en Francés.

Porque la búsqueda de trabajo en una región bilingüe canadiense es así de fregada. No vale un solo CV en un solo idioma. Debes tenerlo en los dos que habla la región, sobre todo si vives en Montréal. Para empezar. Luego, si te has especializado en dos cosas, o buscas empleo en dos cosas, pues tienes que hacer uno resaltando la experiencia en cada uno de ésos campos. Dado que yo hago MKT digital y Proyectos digitales, pues me toca hacer 2 versiones de cada uno.

…Sin contar con tu Plan B, que es el CV alimentario, ése que haces para buscarte una chamba “por mientras” y que también tiene que tener una versión en cada idioma, de una sola página, porque para hornear muffins y limpiar mesas no necesitas decir gran cosa. Prescindo de él, felizmente.

Las cosas a considerar, imprescindibles en el CV canadiense: que tus datos estén correctamente escritos, que el texto esté IMPECABLE y que encima, no exceda las 3 páginas. Eso no quiere decir que te quedes tranquila con esos documentos. Tendrás que adaptarlos a los textos o demandas de la propuesta de trabajo, intentando que sea un match exacto, muchas veces “literal”, para que los filtros de los sistemas de reclutamiento (sí, automatizados) pillen las palabras claves de tu Cv. Quiere decir que habrán veces en las que tendré que modificarlos, si es necesario, dependiendo de lo que busque la empresa a la que quiero postular.

A éso, hay que añadirle la famosa carta de motivación canadiense -quebequense. Si ya eres versado en los dos idiomas, te puedes dar el lujo de modificarla sin problemas, añadiendo las informaciones que puedan ser relevantes para el empleador. Sino, pues revisas mil veces antes de enviarla, con las modificaciones mínimas a un template que te pone de los nervios, porque sabes que si hay una sola falta de redacción (sobre todo si estás en COM) te van a descartar en one.

 

“Uy sí, yo quiero ir a Canadá” “Uy sí, qué bien que la pasas allá”

 

No ha habido un solo día de trabajo en el que no me haya ganado cada dólar con el sudor de mi frente y la quemada de mis neuronas. He trabajado mucho más y he dejado en la cancha, mucho más de lo que hacía en Perú. Pero nunca me he sentido más orgullosa de mis logros y aunque a veces las cosas no salen como uno espera, mirar hacia atrás sólo me hace dar más impulso para salir adelante. Me da la garra para saltar más alto.

Porque ser un inmigrante es vivir los retos diariamente. Retos que van desde el aspecto tan sencillo como el tener que expresarte en un idioma (o idiomas, como en ésta región) ajeno, entender una cultura a veces desconcertante y  tener que demostrar que eres el doble de bueno para tener una oportunidad de brillar. Es duro, es todos los días, pero es lo que hacemos, con una sonrisa, con agradecimiento, con los ojos bien abiertos. Hemos venido a aprender.

Durante ésta experiencia, uno conoce a mucha gente cuyo trabajo será impedir que saltes. Que te dirán que NO PUEDES. Que se te queden mirando, porque SÍ PODRÁS. Te repito, SI PODRÁS.

No es puro wishful thinking para un lunes en el que no quieres levantarte. Es la verdad cruda, si quieres creerla y sobre todo, si quieres vivirla.

Que cada lunes sea un día en el que tomes la resolución de hacer algo nuevo con tu vida. ¡Que nadie te detenga! Ni aunque tengas que hacer 6 CV y 2 cartas en idiomas que te son marcianos, aunque todo parezca complicado, aunque te sientas cansado, aunque te hayan hecho dudar de tus propias capacidades profesionales. Has venido de lejos,  vives la aventura de tu vida, has tomado el gran paso de salir de tu zona de confort, ¡lo haces todos los días, cuando sales de tu casa y te enfrentas a una sociedad que a veces no quiere que estés aquí! Ten en cuenta que somos muchos en el mismo trance, como lo hago yo ahora, desde que decidí venir a Canadá.

Dale, levántate hoy y anda. Mándate, con todo. Mándate.

Publicado el 24 set 2018 aqui

Love is sharing:

Redes sociales para principiantes. ¿En dónde empezamos la conversación?

Mucho se ha escrito sobre la importancia y necesidad de estar en las redes sociales. Muchos clientes  y marqueteros definen la presencia como imprescindible, urgente y apremiante. Sin embargo, parece ser que en esta fiebre por estar en redes sociales, el entusiasmo por aparecer en la foto es mayor que razonamiento por lo que ésta foto podría costarnos.

¿Es indispensable estar en las redes sociales?

No necesariamente, si te circunscribes a las redes sociales más conocidas, como FacebookTwitter, etc. Depende mucho del tipo de producto y servicio que da la compañía. Las redes sociales más populares son básicamente para tener contacto con los usuarios  de servicios o productos finales. Es decir, si eres proveedor de un insumo primario para otras empresas, tal vez puedas encontrar otra manera de generar la conversación entre tus clientes que no sea en los canales «populares».

¿Cómo puedo saber en qué red social debo estar?

De entrada, ¿conoces a tu clientela? ¿Conoces a tus potenciales clientes? ¿Qué hacen, a qué se dedican? ¿Cuáles son sus intereses, sus gustos, sus hobbies? ¿A qué hora se conectan a la internet y por qué medio? Saber todo ésto te puede ayudar a perfilar mucho mejor la red social a la que puedes establecer como tu canal de entrada. Hay redes sociales para todo tipo de personas… desde aquellas en las que se  comparten imágenes hasta otras en las que puedes encontrar  tu pareja trekkie. Debes investigar. En cuanto conozcas mejor a tus clientes, captarás sus intereses y dónde encontrarles.

¿Qué de extra debo saber sobre estar en redes sociales?

Varias cosas.

Primero, que debes tener permanencia: eso quiere decir, establecer una periodicidad a tu participación. Tus clientes se van a aburrir si ven que tu último post en facebook fue a finales del año pasado, por ejemplo.

Segundo, que no debes hablar solo de ti: Esto no es un monólogo sobre lo genial que eres. No seas egoista y comparte aquello que a tu clientela pueda serle de interés. No siempre serán tus cosas, pero siempre serás tú y es éso lo que tienes que vender: el interés por el bienestar de tu clientela.

Tercero, que debes buscar la conversación, dar respuestas. Interactúa. Estás al mismo nivel de tus clientes, aprovecha para saber qué necesitan y cómo puedes ayudarles. En eso que estás en la conversa (responde siempre lo más pronto posible), vas creando una comunidad y no te das ni cuenta. Eso es bueno, pues ellos serán tus mejores embajadores y publicistas.

Cuarto, que debes buscar asesoramiento: ya sea para aprender o para que alguien se encargue del asunto, porque no te alcance el tiempo, busca a alguien que sepa del tema. No a alguien que «esté mucho en Facebook» o que «tenga 1000 seguidores en Twitter». Busca a alguien experimentado en el tema. Un profesional puede enseñarte a desarrollar tus cualidades en este asunto o puede llevar tu cuenta. Dependiendo de tus necesidades, se trabajará a tiempo completo o parcial. El profesional te puede indicar cómo saber si tus estrategias de acercamiento funcionan o cómo mejorarlas: definitivamente, te puede ayudar a ver mejor el panorama.

Quinto, que esto no es la octava maravilla:  participar en redes sociales es solo una parte de toda una estrategia de marketing global. Es decir, tus redes sociales son un medio más por el que te puedes comunicar con tus clientes, pero es uno de los más poderosos, porque los tienes a mano, siempre. Si das un mal servicio, tienes un producto con fallas o tus canales de distribución son defectuosos, tus clientes te lo harán saber…y la mala publicidad no es publicidad (sin importar quién lo haya dicho).

Con éstos pequeños lineamientos, puedes pensar en una estrategia en redes sociales y empezar a interactuar con tus clientes. Lo que ellos te contarán pueden cambiar el giro de tu empresa y de tu vida. No desperdicies la oportunidad de conocerles de cerca.

Love is sharing:

Multilingüe

Algún tiempo atrás, en una reunión de trabajo con la coordinadora de Comunicaciones de la empresa en la que laboro, nos estrujábamos el cerebro buscando nuevas ideas para nuestra estrategia web. Nuestro problema principal era la escasez de información relacionada a nuestro negocio, en el idioma en el que trabajamos aquí, el Francés. Fuimos aconsejados anteriormente que podría haber alguna inquietud en nuestra comunidad si decidíamos compartir información en otro idioma que no fuera aquel. A veces puede ser un tema «sensible» en la zona francófona de Canadá, decían. Sin embargo, la sequía de contenidos era tan apremiante y estábamos buscando otras maneras de acercar aquellas informaciones -manejadas muchas veces en lenguaje difícil de entender para nuestra clientela, que estaban desarrolladas de manera mucho más simple y disponible en inglés. Así que decidimos, luego de analizar a nuestro target, compartir aquellos contenidos, aunque no fueran en el idioma oficial de la región.

Así que finalmente decidimos compartir información relacionada a nuestro campo en el otro idioma oficial de Canadá, el Francés. Encontramos que nuestro target está empezando a cambiar, donde los usuarios jóvenes están tomando mayor participación y están mucho más conectados, manejando, al menos de modo lectura, un segundo lenguaje.

Si considera que es su caso o quiere mejorar su timeline en Redes Sociales, debería considerar estos aspectos:

  1. Idioma: ¿Su público objetivo vive en un lugar bilingüe? ¿Su público objetivo usa también otro lenguaje? (ejemplo: estudiantes de idiomas, comunidades de inmigrantes, etc)
  2. Rango de edad  y experiencia cultural de su público objetivo: ¿Nativos digitales? ¿Generación bisagra?¿ Adultos mayores? Algunos grupos estàn màs familiarizados con un segundo idioma.
  3. Exclusividad: ¿Está absolutamente seguro que no se encuentra la información en el idioma de uso cotidiano? A veces la buena informaciôn que se desea compartir antes que la competencia y se quiere ser el primero en llegar a la clientela (ejemplo: presentaciones o eventos especiales, noticias de último minuto, etc).
  4. Popularidad, simplicidad y relevancia: ¿Es una información fácil de leer? ¿Su público objetivo lo encontrará interesante?
  5. Periodicidad: ¿Cuán frecuente será compartir esta información? ¿Una vez al día? ¿Una vez por semana?
  6. Comentarios al compartir: De preferencia en el idioma de uso cotidiano del tu comunidad, salvo que se considere tener una proficiencia en el otro idioma; se sugieren presentaciones cortas, concisas.

Esta experiencia en Francés/Inglés no es la única, en mi caso. Empecé a compartir contenidos especiales en diferentes idiomas en el social media de la UCSS en Perú, donde los estudiantes son capaces de leer contenidos en Español, Inglés, Italiano (los fundadores son italianos y han compartido su cultura en la comunidad universitaria) y, según tengo entendido, también pueden hacerlo en Quechua (segundo idioma oficial de Perú, que se encuentra dentro de las curriculas de esa universidad); lamentablemente no tienen muchos ejemplos online para verificar actualmente. Al inicio algunos estudiantes se vieron sorprendidos por estos contenidos, luego fueron tomados como una manera de mantener un idioma que ellos practicaban o aprendían. Actualmente también lo hago con mi Facebook page y con otra donde colaboro, La Silla Ecléctica. Así que, tómenlo en cuenta: su público objetivo agradecerá la capacidad de encontrar información relevante y sobre todo, de compartirla a tiempo.

Love is sharing:

Contenidos, contenidos

Se habla del Marketing de Contenidos como una “novedad” : la posibilidad de entregar a tu clientela información que no es necesariamente de tu propia cosecha, con el interés de provocar en ella una reacción específica. Sin embargo, se olvida que la idea de difundir contenidos ha sido durante mucho tiempo, la mejor estrategia que han tenido instituciones (fundamentalmente académicas), a lo largo de sus vidas, de « mostrar » lo que eran capaces de hacer ellos y sus miembros. ¿Quién no ha ojeado alguna vez las revistas de divulgación de algunas de ellas, en las que se comparten articulos o muestras de investigaciones realizadas por integrantes de sus comunidades o « invitados »? Tales temas, ayudan a poner en vitrina a una comunidad que produce cultura y ultimadamente (y ése es el principal objetivo, que puede parecer algo filantrópico) contribuir con la sociedad.

Me niego a créer en la idea de que no exista tipo de empresa que no pueda adjudicar esta acción, en uno o menor grado, como parte de su estrategia de marketing, sobre todo si desea tener una presencia en redes sociales, algo imprescindible en estos tiempos. Si se quieren formar comunidades de seguidores (el famoso Engagement), debe fomentarse por lo siguiente:

  1. Fideliza al cliente. Se siente apreciado por que se le entrega un « extra », que no tiene que ser necesariamente tangible; un información relevante, un recordatorio sobre alguna actividad a realizar, etc.
  2. Mejora la imagen de la empresa, al aportar ése algo extra, sin tener que limitarse a hablar de su producto; ergo, su presencia en redes es mayor y su permanencia también… y los futuros clientes te verán.
  3. Puerta de entrada. La empresa se convierte en un lugar de acceso a informaciones que son relevantes para el cliente y a las que tomaría mucho tiempo llegar; lo que significa que siempre regresarán para saber qué hay de nuevo.

Es evidente que establecer una estrategia de contenidos amerita la incursión de un curador de los mismos. Dicho en cristiano, una persona que conozca el entorno en la que la empresa mueve, que conozca a la clientela y que sea capaz de empatizar con ella para poder proponer aquello que sabe que podrá serles útiles. Sin embargo, un curador de contenidos no es un Comunity Manager (CM); es un entusiasta investigador que encontrará información atractiva compartir a su comunidad. Un CM puede ser un curador (razón por la cual es relevante un background relacionado a la temática del producto, pero no imprescindible, pues se aprende) o tener varios curadores de contenidos que le alimentan, que pueden ser, a fin de cuentas, otros miembros de la empresa con afinidad al tema y el interés en participar. Tal vez las tendecias organizacionales a futuro (tal vez ya empezaron) contribuyan al crecimiento de estos curadores espontáneos. El Marketing de Contenidos, es tal vez, la muestra que la información es la mejor arma para atraer a tu clientela. Para considerar.

Love is sharing: